"El valor de educar" de Fernando Sabater

El "valor de educar", de Fernando Sabater, es un ensayo que dedicó a su madre, quien fuese su primera profesora, en el que el autor profesa que la educación es la cura para la mayoría de los males de la sociedad.

Savater comienza el libro con lanzando una pregunta retórica: “Si le preguntas a mil novecientos noventa personas cuál es la manera de aliviar nuestros inconvenientes sociales, seguramente las mil novecientas responderían que la solución a todos nuestros problemas sociales se puede hallar en la educación.” Sin embargo, pregunta qué está presta a gastar la sociedad en educación.

Índice

    Resumen y Sinopsis

    Capítulo 1: Aprendizaje humano

    El proceso esencial en el aprendizaje es la imitación (la repetición de un proceso observado, que requiere tiempo, espacio, habilidades y otros recursos). Así, los niños aprenden las tareas básicas necesarias para sobrevivir.

    Capítulo 2: Los contenidos de la enseñanza.

    Los contenidos de la enseñanza deben tener tres características fundamentales:

    Ser flexibles para ser entendidos.
    Deben ser presentados de forma contextualizada.
    Deben negociar con las diferentes asignaturas del proceso de enseñanza-aprendizaje.

    Capítulo 3: Desaparición de la familia.

    Siempre y en toda circunstancia debemos enfatizar la importancia de la corporación escolar para aumentar su participación con la comunidad donde se inserta, ya que con la participación de las familias en las escuelas, es posible conocer mejor la necesidad de cada asignatura, y as[i se puede ir innovando en lo pedagógico, creando nuevas prácticas dirigidas al compromiso mutuo con el desarrollo de objetivos y aprendizaje.

    Capítulo 4: La disciplina de la libertad

    La disciplina es una oferta fronteriza. Y las fronteras no son barreras que impiden el paso. ¡De ahí que que los padres deben organizar la vida del niño con las fronteras, incluso si algún día las supera!

    Capítulo 5: ¿Una humanidad sin humanidades?

    Los maestros en las disciplinas de humanidades y los humanistas (en el sentido de graduados en humanidades) generalmente hablan de una crisis en las humanidades, en el sentido de que se les pasa por alto en el programa de estudios. Aunque no estoy en el área, espero que esto esté sucediendo: después de todo, la tendencia actual de favorecer lo que es práctico y utilitario a lo que es puramente teórico ciertamente excluirá a las humanidades de lo que se considera esencial.

    Capítulo 6: ¿Educar es universalizar?

    El mayor énfasis en el derecho a la educación formal y, particularmente, la universalización de la educación básica cuyo contenido y propósito dependen del desempeño positivo del Estado.

    El valor de educar: Carta a la maestra

    El valor de instruir, trae lo que podríamos denominar como un apéndice extra, llamado La carta a la maestra, lo que es una clara referencia a su madre, quien fue considerada por él como su primera educadora y profesora, puesto que le enseñó muchas cosas, sin embargo, el fin didáctico de esta carta es proveer a la sociedad un buen aprendizaje, tratando de trasmitir que la buena educación es algo que tanto maestros como el resto de la sociedad deben valorar enormemente.

    El hecho de que personas se paren a enseñarles tanto a pequeños como a jóvenes, hace que estos tengan cierto impacto y también influencia en su vida, con lo que plantas en ellos una pequeña semilla de conocimiento que a lo largo del correr de su vida se va a ir desarrollando.

    Se tratan temas como las creencias del autor de que hayan más mujeres maestras que hombres maestros, expresando que el educador no debería ser de un género, porque la educación va alén de esto, puesto que los fallos que corrigen y las cosas que tratan de impartir, como clases, ciencias, ortografía, corrección de malos hábitos e inclusive modales.

    Nos remarca que siempre y en todo momento debemos tener muy presente que el hecho de educar es una enorme tarea humana, por lo que tiene que existir un buen vínculo entre el alumno y el maestro, ya que el aprendizaje es recíproco, o sea, de los dos lados se aprende, aprender algo que te ayuda como persona es parte esencial del aprendizaje. El autor, nos da ejemplos de las personas que tuvieron muchos conflictos para darle educación a sus hijos, y siempre y en todo momento nos da ejemplos de la parte positiva del aprendizaje pese a los obstáculos.

    Género: Ensayo

    Este trabajo de Savater, se trata de un ensayo con una doble función, tanto pedagógica como filosófica. Se puede estimar un género de texto humanístico, con carácter expositivo y argumentativo, por el hecho de que trata temas sobre la sociedad, la filosofía, entre otros muchos.

    Esta clase de textos tienen como principal característica la forma particular en la que expresan sus contenidos para la divulgación. Por sí el ensayo trata de manifestar un conjunto de conocimientos sobre el comportamiento humano que no persigue una finalidad inmediata, si no con el tiempo por medio de una función formativa.

    Los ensayos, son en su gran mayoría, prácticamente completamente teóricos y especulativos, sobre todo con grandes reflexiones personales que se refleja en su carácter expositivo. Su forma discursiva es deductiva, porque podemos observar que primero expone la idea y luego se añaden los datos y razonamientos.

    Análisis

    Es un libro muy interesante cuyas ideas aún son muy vigentes, salvo cuando dice que la T.V. no puede ser usada como medio de educación, por el hecho de que, según él, desata directamente y veloz, las cosas que generalmente se omiten a los pequeños y que luego son enseñados poquito a poco.

    Otro punto interesante, es en el que dice que el sexo no es algo impúdico como se consideraba antes. Sin embargo, el hecho de que actualmente no existan tantos prejuicios y tabúes sobre el sexo no desea decir que ya no sea obsceno, sino todo lo contrario, su propagación y sobre información ha consolidado la base para que la obscenidad sea pública, no obstante, admitida.

    Sus ideas son muy atinadas y a nuestros días aún preservan gran vigencia, pese a que el desarrollo de las mismas se puedan llegar a hacer pesadas, son una genial fuente de educación y valores que se precisan más que nunca en nuestros días.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en nuestra web. Política de Cookies